Mi historia

Luis Javier

 Doña Agustina estaba viviendo en la casa de su padre, y compartía pieza con sus dos hijos: Pablo (6) y Luis Javier (9), quien tiene discapacidad y sufre desnutrición. Durante los últimos años no ha tenido residencia fija, y recientemente ha regresado a casa con sus padres para poder dar a luz a su tercer hijo.

La situación para ella y su familia cambió radicalmente en cuanto se enteró que iba a ser beneficiada por el programa Nuestros Hijos Vuelven a Casa, gracias al cual, en enero de 2012, se construyó una nueva vivienda progresiva (2 habitaciones y 1 baño), en un terreno cedido por su padre.

La construcción fue realizada con el apoyo de un equipo de voluntarios experimentados liderado por Brian & Elaine, residentes en “Winnipeg” (Canadá). Ambos están muy sensibilizados con las culturas de los “pueblos originarios” de su región, por lo que una de las razones que les llevó a Chile, concretamente a la Comuna de Melipeuco, era conocer la cultura y realidad del Pueblo Mapuche, a la vez que apoyar y construir para una de sus familias.

Fue una experiencia intensa, donde se construyó bajo la lluvia. Agustina recuperó la sonrisa, los voluntarios disfrutaron de la hospitalidad de la familia y Luís no dejó de regalar docenas de abrazos diarios a todos los que apoyaban a levantar su nueva casa…

Tras dos semanas de duro trabajo, se inauguraba el nuevo hogar de Agustina y sus hijos: una nueva vivienda fija, cálida, confortable y ampliable donde va a poder proyectarse y brindar un mejor cuidado a Pablo, Luis y su hijo que nació poco tiempo después de la construcción.

Katherine

Katherine, es una joven de 13 años que cursa octavo básico en un colegio de Paine. Desde pequeña ha sufrido de hipotiroidismo, por lo cual se ha sometido a más de 17 intervenciones de distinta complejidad y ha debido acostumbrarse a estar permanentemente en control médico. Vivía junto a su madre Gloria y su hermana Montserrat de 7 años en una vivienda precaria.

Era muy importante para esta madre contar con un lugar tranquilo y seguro para sus dos hijas y ella contando además con el apoyo, cercanía y protección de su familia. En febrero del año 2012 se trasladaron las tres a su nueva casa, construida por el programa Nuestros Hijos Vuelven a Casa en el terreno que su abuelo materno les cedió.

La construcción de su nuevo hogar de 2 piezas y un baño, se realizó en enero 2012 con el entusiasta apoyo de una brigada institucional de NESsT (www.nesst.org/chile/) y con voluntarios locales (2 chilenos, 2 francesas y una argentina). Durante las jornadas de trabajo, los voluntarios pudieron compartir con la familia y trabajar codo a codo con los maestros de Hábitat para la Humanidad Chile.

 En el mes de mayo les volvimos a visitar y con alegría constatamos lo feliz que se encontraban con su nueva vida. Katherine asiste regularmente a su colegio de siempre en compañía de su prima y vecina. Su estado de salud está estable y le alegra mucho su nueva casa. Montserrat se trasladó a un colegio muy cercano a su nueva casa y cuenta con nuevas amigas a las cuales invita a su casa club (que construyó ella misma entre dos árboles). Gloria trabaja tranquila al saber que sus hijas están al cuidado de sus tías. Juntas las tres han realizado mejoras a la construcción y tienen muchos planes para hacerla aun más acogedora.

—————————

Valentina

María, junto a sus 3 hijos, vive de allegada en la casa de su padre en la comuna de Lo Espejo. Los cuatro tenían que compartir una sola pieza muy oscura. La falta de espacio y luz no ayudaba a la rehabilitación de Valentina, su pequeña hija de 5 años con parálisis cerebral.

Al conocer esta linda familia, Hábitat para la Humanidad Chile sabía que podía ayudarles a mejorar su vivienda para el bien de Valentina con el programa Nuestros Hijos Vuelven a Casa.  El programa está dirigido a mejorar la vivienda de niños que tienennecesidades especiales en salud; con el apoyo y compromiso de donantes y voluntarios.

Una brigada de 6 voluntariados canadienses liderado por la chilena Johanna Fernández llegó a Santiago para construir dos nuevas piezas para que la familia tuviera un espacio saludable y de calidad, para la recuperación de la pequeña Valentina.

Las dos semanas con los voluntarios fue una experiencia única donde todos dieron su máximo de esfuerzo para que el resultado fuera óptimo. Tanto la Familia como los integrantes de la Brigada Internacional recuerdan este momento como uno de trabajo de equipo, de dedicación y amor para el bienestar de Valentina.

Ahora, ella disfruta de un dormitorio luminoso, alegre y acogedor. El cambio en su salud es impresionante, la luz natural del sol tiene contenta a su mamá ya que Valentina ha mejorado mucho su sistema inmunológico, su salud se ha estabilizado y se muestra más despierta y feliz que nunca.

—————————

Pablina y Manolito

La familia

Karen y Tamara son dos hermanas viviendo en San Bernardo, una de las comunas con mayores índices de pobreza en la región metropolitana de Santiago.  Vivían de allegadas en piezas precarias e inseguras construidas con materiales reciclados, atrás de la casa de su madre.  La historia, hasta el momento, se asemeja a otros casos con los cuales Hábitat para la Humanidad Chile ha trabajado a menudo en la capital chilena.

Lo distinto de esta situación para la organización residía en que ambas hermanas tienen un hijo/a padeciendo de una enfermedad muy grave, de alto costo que pone en riesgo la vida del niño/a, afectando profundamente la dinámica y economía familiar.

Karen y su esposo Pedro tienen 3 hijos; Macarena, 16 años, Israel  11años y Manolito, 5 años. El menor de la familia es un niño muy carismático, sociable y afectuoso que tiene síndrome de Down y que padece de 15 enfermedades asociadas a su condición.

Manolito dormía con su hermano y sus padres en una pequeña pieza muy oscura, con poca ventilación que se humedecía mucho durante la temporada de lluvia. Como las condiciones de vivienda eran tan precarias, le hacía difícil para sus padres mejorar el estado de salud de su hijo, lo que generaba muchas visitas al hospital.

Tamara por su parte, es la madre de Pablina, una joven adulta de 21 años que padece de parálisis cerebral. Las dos vivían en el mismo dormitorio con condiciones similares a Manolito lo que afectaba mucho la calidad de vida de Pablina.

Hábitat para la Humanidad Chile vio la posibilidad de ayudar a ambas familias con el programa Nuestros Hijos Vuelven a Casa como este mejora la vivienda de niños, niñas y jóvenes que padecen de enfermedades catastróficas o que tienen necesidades especiales permitiendo que vuelvan a sus casas y dejen el hospital atrás.

La brigada canadiense

Una brigada de 12 voluntariados canadienses liderado por Kate y Pete Havercroft llegó a Santiago durante el mes de marzo 2012 para construir una nueva casa de 35m2 (3 piezas, una sala de estar y un baño) para Karen, Manolito y su familia; y un amplio dormitorio de 13m2 para Tamara y Pablina.

Esta construcción fue una experiencia única donde se construyó dos situaciones habitacionales seguras para que ambos niños puedan recuperar y vivir en mejores condiciones. Las dos viviendas amarillas muy luminosas con muchas ventanas traen alegría, las paredes bien aisladas permiten menos humedad, mejor calidad del aire y mejor calefacción durante el invierno chileno. ¡Esto dio a ambas familias nueva fuerza y esperanza para seguir adelante!

Los voluntarios, no solamente volvieron a su país con el corazón lleno de emoción al recordar las casas amarillas que habían construidas sino agradeciendo para siempre las nuevas amistades chilenas y la felicidad de las familias al recibir sus nuevas casas…

  1. la verdad es que no hay palabras para describir la experiencia tan maravillosa de que hubiesen llegado hasta nuestro hogar, sin mencionar las maravillas que hicieron en este y el cambio de vida para todos nosotros, el pensar que podíamos tener un futuro digno en nuestros hogares sin llovernos y pasando frió. se nos era imposible por todo aquello gracias y que DIOS les bendiga A CADA PERSONA que trabaja para lograr tener una familia FELIZ. ..

  2. ¡¡¡¡¡gracias!!!!!! habitat Chile, y gracias a cada uno de los integrantes del equipo de Kate., jamas olvidaremos esta maravillosa experiencia en donde gente deja todo y da todo por personas que no conocen, solo Dios sabe el cambio tan grande que ustedes le han dado a nuestras vidas…Como dice mi hermana “no hay palabras para agradecer”, todo lo que hicieron.
    Habitat es un milagro en nuestras vidas y no hay forma ni modo en esta vida para compensar su entrega. mil Gracias.
    He conocido muchas instituciones y fundaciones que DICEN trabajar por quienes lo necesitan. pero en mi vida y la de mi hermana hay solo dos: HABITAT CHILE Y TELETON…

    ¡¡¡¡DIOS LES BENDIGA!!!!

  3. Muchas felicitaciones a las dos por este gran milagro, se lo merecen por su esfuerzo dia a dia por integrar a la Pabli y Manu a la sociedad como 2 niños con capacidades diferentes, me alegro mucho que esten viviendo en mejores condiciones… Bendiciones a las personas q lograron q esto fuera posible😀

  4. gracias por hacer a estas familia muy feliz, yo en particular les doy las gracias de corazón a todas las personas que vinieron a ayudar en el trabajo del día día para poder terminar esta tremenda construcción, gracias de verdad muchas gracias.

  1. Pingback: ¡Conozca la historia de Pablina y Manolito! « hábitat para la Humanidad Chile

  2. Pingback: ¡Conozca la historia de Valentina! « hábitat para la Humanidad Chile

  3. Pingback: ¡Lea la historia de Katerine y su familia! « hábitat para la Humanidad Chile

  4. Pingback: ¡Conozco la historia de Luis Javier! « hábitat para la Humanidad Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: